DUALILANDIA, UN JUEGO A SUPERAR


Charla perteneciente al ciclo  "Encuentros con la propia sabiduría" 
  (Para información sobre este ciclo haz clic sobre su título)

     Hemos sido educados para ver el mundo desde la dualidad, ésta garantiza que nos sintamos divididos constantemente, dificultándonos habitar nuestra unidad como ser. Los dramas que vivimos y creamos son sustentados por la dualidad, sin ella se desinflarían como un globo al liberar el aire. Si intentamos resolver nuestros conflictos sin tener en cuenta esto, podremos lograr resolverlos, pero a la vez estaremos sembrando otros nuevos, son las reglas del juego más viejo del mundo.
 
Dualilandia, la dualidad como juego a disfrutar
      Para no quedar atrapado en sus reglas tan sólo hay que recordar que forman parte de un juego, y actuar en consecuencia a través de la sabiduría de nuestro niño interior, el gran maestro de los juegos. En esta charla-taller se propone una mirada que permita vivir la dualidad como un juego: Dualilandia. Al contemplarla como tal los conflictos pierden su carácter dramático, pudiéndolos entonces observar con una auténtica objetividad. Cuando soy consciente de que estoy jugando no veo en peligro ni mi identidad ni mi seguridad, la clave está en jugar sin perder de vista que somos mucho más que el juego. Desde esta perspectiva, ya no hay ganadores ni perdedores y  nuestras acciones dejan de ser semillas de nuevos conflictos, a no ser que conscientemente deseemos jugar a ello y darle un sentido en nuestra propia evolución.
    Dualilandia puede convertirse en algo divertido, facilitando que nuestra vida deje de ser algo grave, pesado, y se devenga más ligera, despegando de la tierra de los dramas continuos. Esta ligereza permite salir de los juicios y habitar una mirada pura, elemento esencial para acceder a nuestra propia sabiduría. Si te apetece aprender a jugar te espero en la charla.
 
 
Fecha y lugar del próximo encuentro:
                          

                 A determinar
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada